Aprobada la derogación del artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores que amparaba el despido por bajas médicas justificadas

abogadolaspalmas
Laboral, Noticias

El 18 de febrero de 2020, el Gobierno ha aprobado eliminar el artículo 52 d) del Estatuto de los Trabajadores que permite a las empresas despedir de manera objetiva por la acumulación de bajas médicas intermitentes, aunque estén justificadas.

Bajo este artículo, se puede despedir a un trabajador si falta el 20% de jornadas hábiles en dos meses seguidos, siempre que haya faltado el 5% de las jornadas del último año. En el cálculo solo se suman ausencias por baja menores a 20 días, con ciertos supuestos excluyentes como tratamientos oncológicos, enfermedad grave o afectados por accidentes laborales.

Con esta decisión se revierte el aval, por el Pleno del Tribunal Constitucional, del despido de una persona por causas objetivas si hay faltas de asistencia intermitentes aunque sean justificadas y algunas se deban a motivos médicos con bajas cortas. Dicho fallo del TC se hizo público en octubre de 2019 cuando dio por buena la extinción de un contrato de una empleada que acumuló un determinado número de faltas en el último año trabajado, si bien parte de ellas fueran justificadas y por una enfermedad.

La eliminación del artículo ha sido una de las primeras medidas a las que se comprometió la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, tras conformarse el Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos. Según la ministra, la sentencia del Constitucional abrió un debate –el de despedir a personas enfermas– “que no existía”. Será el primer cambio en la normativa laboral que saque adelante el Ejecutivo de coalición.

En cuanto al camino que seguirá a partir de ahora el cambio legal, tras ser aprobado en el Consejo de Ministros de este martes, el decreto ley deberá publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo más probable este miércoles. Al día siguiente de su publicación entrará en vigor. A partir de entonces el Gobierno tendrá un mes de margen para convalidar la nueva ley en el Parlamento.